» » Efectos del agujero de la capa de ozono

Efectos del agujero de la capa de ozono

maresba 14 de agosto del 2012 Ozono 2 comentarios

Los efectos del agujero de la capa de ozono amenazan la vida en la Tierra. La capa protectora de ozono es saludable para la vida en nuestro planeta, ya que absorbe la radiación solar ultravioleta nociva. Esta radiación es tan fuerte que tiene una influencia destructiva sobre la materia orgánica.

Además, aparte de la protección, los procesos que se producen en la ozonosfera regular el intercambio de aire en las capas superiores de la atmósfera y en consecuencia influyen indirectamente en la superficie de la Tierra.

agujero capa de ozono

¿Y cómo los rayos ultravioleta destruyen a los seres vivos? Primero de todo, causan daños irreparables en el ADN (destrucción de las cadenas, las mutaciones) y su influencia destructiva depende, en cierta medida, sobre la resistencia a los organismos individuales. En del ecosistema es el exceso de radiación el que daña principalmente al plancton, la consecuencia de la disminución del placton es la falta de alimento para otros habitantes de las aguas e, indirectamente, los disturbios en toda la cadena alimentaria. También las plantas, incluyendo plantas cultivadas, se caracterizan por una baja resistencia a la influencia perjudicial de la radiación UV que, en consecuencia, puede ser la razón para la disminución de la producción agrícola. Por lo que la gente está preocupada – por algún tiempo hemos sido sensibles a los efectos nocivos de este tipo de radiación – la radiación se debilita el sistema inmunológico, que destruye las células de la piel, acelera el proceso de envejecimiento y provoca cáncer maligno. También tiene un impacto negativo en el órgano de la vista – que irrita conjuntivas y causa de cataratas. Por lo tanto, el agujero de la capa de ozono es uno de la mayor amenaza para la humanidad.

2 Comentarios en 'Efectos del agujero de la capa de ozono'

  • agosto 14, 2012
    libro el secreto:

    Persiste el buen trabajo que tienes con tu sitio web. congratulaciones!

    Responder
  • septiembre 15, 2012
    Angel:

    Capa de ozono
    Capa de ozono, zona de la atmósfera que abarca entre los 20 y 40 km por encima de la superficie de la Tierra, en la que se concentra casi todo el ozono atmosférico. En ella se producen concentraciones de ozono de hasta 10 partes por millón (ppm).

    El ozono se forma por acción de la luz solar sobre el oxígeno. Esto lleva ocurriendo muchos millones de años, pero los compuestos naturales de nitrógeno presentes en la atmósfera parecen ser responsables de que la concentración de ozono haya permanecido a un nivel razonablemente estable. A nivel del suelo, unas concentraciones tan elevadas son peligrosas para la salud, pero dado que la capa de ozono protege a la vida del planeta de la radiación ultravioleta cancerígena, su importancia es inestimable. Por ello, los científicos se preocuparon al descubrir, en la década de 1970, que ciertos productos químicos llamados clorofluorocarbonos, o CFC (compuestos del flúor), usados durante largo tiempo como refrigerantes y como propelentes en los aerosoles, representaban una posible amenaza para la capa de ozono. Al ser liberados en la atmósfera, estos productos químicos, que contienen cloro, ascienden y se descomponen por acción de la luz solar, liberando átomos de cloro que reaccionan fuertemente con las moléculas de ozono; el monóxido de cloro resultante puede, a su vez, reaccionar con un átomo de oxígeno, liberando otro átomo de cloro que puede iniciar de nuevo el ciclo. Otros productos químicos, como los halocarbonos de bromo, y los óxidos de nitrógeno de los fertilizantes, son también lesivos para la capa de ozono.

    Las primeras evidencias sobre la destrucción del ozono debida a los CFC se remontan a la década de 1970 y llevaron a la firma, en 1985, del Convenio de Viena para la Protección de la Capa de Ozono, cuyo principal cometido era fomentar la investigación y la cooperación entre los distintos países. En mayo de ese mismo año, varios científicos británicos publicaron un documento que revelaba y confirmaba la disminución espectacular de la capa de ozono sobre la Antártida. El llamado agujero de la capa de ozono aparece durante la primavera antártica, y dura varios meses antes de cerrarse de nuevo. Otros estudios, realizados mediante globos de gran altura y satélites meteorológicos, indicaban que el porcentaje global de ozono en la capa de ozono de la Antártida estaba descendiendo. Vuelos realizados sobre las regiones del Ártico, descubrieron que en ellas se gestaba un problema similar. Estas pruebas llevaron a que, el 16 de septiembre de 1987, varios países firmaran el Protocolo de Montreal sobre las sustancias que agotan la capa de ozono con el fin de intentar reducir, escalonadamente, la producción de CFCs y otras sustancias químicas que destruyen el ozono. En 1989 la Comunidad Europea (hoy Unión Europea) propuso la prohibición total del uso de CFC durante la década de 1990. En 1991, con el fin de estudiar la pérdida de ozono global, la NASA lanzó el Satélite de Investigación de la Atmósfera Superior, de 7 toneladas. En órbita sobre la Tierra a una altitud de 600 km, la nave mide las variaciones en las concentraciones de ozono a diferentes altitudes, y suministra datos completos sobre la química de la atmósfera superior.

    Como consecuencia de los acuerdos alcanzados en el Protocolo de Montreal, la producción de CFCs en los países desarrollados cesó casi por completo a finales de 1995. En los países en vías de desarrollo los CFCs se van a ir retirando progresivamente hasta eliminarse por completo en el año 2010. En la Enmienda de Londres (1990) se añadieron, a los calendarios de eliminación, otras sustancias destructoras del ozono, como el metilcloroformo y el tetracloruro de carbono. Los hidroclorofluorocarbonos (HCFCs), menos destructivos que los CFCs aunque también pueden contribuir al agotamiento del ozono, se están usando como sustitutos de los CFCs hasta el año 2030 en que deberán eliminarse por completo en los países desarrollados; en los países en desarrollo la eliminación debe producirse en el año 2040, como se adoptó en la segunda Enmienda al Protocolo de Montreal (Copenhague, 1992). En la Enmienda de Beijing (1999), se hizo hincapié en la necesidad de reforzar los controles, no sólo de la producción de los compuestos que afectan a la capa de ozono, sino a su comercialización. También se incidió en la necesidad de adoptar medidas suplementarias para controlar la producción de los hidroclorofluorocarbonos y de otras sustancias nuevas.

    Los CFCs y otras sustancias químicas que destruyen el ozono pueden permanecer en la atmósfera durante décadas, por lo que a pesar del progreso que se ha logrado en los países en desarrollo para eliminar gradualmente estos productos la destrucción del ozono estratosférico continuará en los próximos años. Así, a finales del año 2001 el agujero en la capa de ozono alcanzó una superficie de unos 26 millones de kilómetros cuadrados sobre la Antártida. A pesar de las dimensiones del agujero de ozono, los científicos prevén que, si las medidas del Protocolo de Montreal se siguen aplicando, la capa de ozono comenzará a restablecerse en un futuro próximo y llegará a recuperarse por completo a mediados del siglo XXI. De hecho, científicos del Instituto Max Planck (Alemania) prevén que el agujero de la capa de ozono desaparecerá en 30 o 40 años. Esta misma consideración se hace desde la Organización Mundial de la Meteorología, que estiman que la recuperación de la capa de ozono se producirá hacia el año 2050.

    Enciclopedia Microsoft ® Encarta ® 2004. © 1993-2003 Microsoft Corporation. Reservados todos los derechos.

    Responder

Deja tu comentario

  • Nombre:
    E-mail:
    URL: (Opcional)